Silencio y palabra

Vivir con plenitud el presente

Desde el punto de vista de la vida, solamente existe el momento presente. ¿Cómo podemos hacer para vivir ese Momento Presente?:

Cuando respiras conscientemente no solo adquieres conciencia de ti mismo, sino de tu unión con todo el universo que también respira. La respiración es el vehículo de la experiencia espiritual.

Con la meditación entrenamos nuestra capacidad de estar "presentes" en la vida, de estar percibiendo la respiración, de incorporar el Alma a la Vida. Cuando incorporamos el Alma a esa respiración consciente, pasamos del "reino" del Ego al "reino" del Alma.

La práctica de la meditación nos devuelve nuestra atención a aquí y ahora. Nos permite recuperar la buena noticia de que el Reino de Dios, un Reino de amor y de paz, está cerca. Recuperar la plenitud de vivirlo es lo que hacemos cuando entramos en nuestro interior.

La experiencia profunda de permanecer en el aquí y ahora es anclar nuestra vida en la Realidad, abrirnos con confianza y dejarnos conducir, y escuchar el susurro de Dios que nos dice: "Todo está bien, todo Es, todo está dado"

Pedro Flores. Maestro Zen

.

Saber habitar el silencio

El silencio va más allá de los ejercicios de relajación físico y mental, no basta con estar relajados física y psicológicamente siquiera para entrar en el silencio del Misterio.

El Misterio está presente en todas las partes, tanto en la ciudad como en el desierto, pero es en el silencio del corazón, donde aprendemos a discernir esta presencia, a oír sus pasos en la tenue brisa de cada uno de nuestros días.

Escribe San Pablo: "Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones; que viváis arraigados y fundamentados en el amor".

Guardar silencio es, pues habitar "la casa de nuestro corazón", donde el Misterio nos precede siempre. Guardar silencio es hacerse presente a esa presencia espiritual eterna del Misterio.

Saber habitar el silencio es el secreto de la felicidad. Pues en su corazón es donde el hombre aprende amar, a maravillarse de estar vivo, de ser una nota única, frágil y necesaria en la sinfonía de la vida. Dichoso el hombre que sabe volver a encontrar el camino de ese jardín interior, en el que, en la brisa vespertina, tal vez oirá una vez más el eco de una voz que murmura su nombre y le llama, es la misteriosa presencia que nos llama por nuestro nombre a cada uno de nosotros

Ana Mª Schlutër Rodés

En presencia de Dios

Dios no da cosas, se da así mismo en la forma de nosotros. Dios no nos concede nada, está concediéndose en nosotros. Solo puede ser vivido, no hay que entenderlo. Lo real está en donde estamos. Si estás aquí ¿dónde va a estar Dios, sino aquí mismo?

Escucharnos a nosotros mismos, ir hacia dentro. Es como cada planeta en su órbita alrededor del sol.

Cuando estamos despiertos, atentos, somos receptáculo, cuenco abierto, donde la fuente del padre-madre tenga donde vertirse.

El cuenco recoge la luz. La fuente (luz) y receptáculo (cuenco), son inseparables. El reino ha llegado y es presencia. Estamos siendo engendrados en todo momento. La fuente se vierte en nosotros y somos inseparables de la fuente.

Nosotros somos Él en forma de nosotros.

Javier Melloni

La importancia de la serenidad

Fray Juan de Bonilla, en su libro, Breve tratado sobre la paz del alma, habla de la importancia de serenarse y apaciguarse para entrar en nuestro interior.

¿Cómo se alcanza la serenidad y la paz, para no sucumbir ante las fuerzas antagónicas, (la confusión, el miedo, la pereza, la ira...)?

Juan de Bonilla, dice que hay que aceptar las cosas como son, dejando obrar a Dios, dejándole hacer, para ello, la serenidad es la clave, mantenerse sereno ante las circunstancias y no dejar turbar nuestro corazón.

El desasosiego nos impide entregarnos con confianza y escuchar el silencio que reina en nuestro interior.

Solo si nos mantenemos serenos y tranquilos, la paz vendrá a nuestro encuentro, porque en el fondo somos paz.

Fray Juan nos invita a ser paciente con nosotros mismos y a no desesperar, a poner en práctica la religión del amor, empezando por nosotros mismos, tener paciencia con los fallos y errores que cometemos, porque si no, nos desanimamos, creyendo que no somos capaces y no emprenderemos el camino de adentramiento.

Hay que confiar porque vamos hacia un lugar seguro, donde encontraremos refugio y sosiego.

La presencia del Misterio solo podemos encontrarla en nuestra casa interna. Lo más importante de todo es sentir que Él nos ama y nos protege de todo peligro.

Fray Juan de Bonilla

" Un ser humano es una parte de la totalidad que llamamos Universo, una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Sin embargo, se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto, una forma de ilusión óptica de la conciencia. La ilusión es una forma de prisión que limita nuestros deseos personales y nuestra preocupación por unas pocas personas que están cerca de nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esa prisión, extendiendo nuestro círculo de compasión hasta, abrazar la totalidad de las criaturas vivientes y la totalidad de la Naturaleza en la plenitud de su belleza ".


Albert Einstein

Además de la bibliografía de Moratiel recomendada en la web, pueden servir de ayuda los siguientes libros:


SILENCIO Y CONTEMPLACIÓN

TRATADOS Y SERMONES DEL MAESTRO ECHKART. Editorial Las Cuarenta, 2013.

SERMONES DEL TIEMPO DE ADVIENTO A PENTECOSTÉS.  J. TAULERO. Editorial Sígueme, 2010.

OBRAS COMPLETAS DE SAN JUAN DE LA CRUZ. Editorial de Espiritualidad, 1993.

OBRAS COMPLETAS DE SANTA TERESA DE JESÚS  Editorial de Espiritualidad, 2000.

LA NUBE DEL NO SABER. Anónimo inglés. Edit. San Pablo, 2006.

TERESA DE JESÚS, EXPERIENCIA VIVA DE DIOS. Silas Urbión. Edit. Fonte, Monte Carmelo, 2014.

DIARIO DE UN ERMITAÑO. Thomas Merton. Edit. Lumen, 1988.

EL SILENCIO DE MARÍA. Ignacio Larrañaga. Edit. San Pablo 2008.

LA SOLEDAD, EL SILENCIO, LA ORACION, Henri J. Nouwen. Edit. Obelisco, 2002. 

ENCÍCLICA LAUDATO SI. Sobre el Cuidado de la Casa común. Papa Francisco. Edit. San Pablo, 2015.

ENCÍCLICA FRATELLI TUTTI. Todos hermanos. Sobre la fraternidad y la amistad social. Papa Francisco, 2020.

LA FUENTE DE LA QUE NACIERON LAS ESTRELLAS. Manuel López Casquete. Edit. Desclée de Brouwer. 2022.

LA CONTEMPLACIÓN EN LA ACCIÓN. Fernando Beltrán. Edit. San Pablo, 1996.

LA SABIDURÍA DE LOS PADRES DEL DESIERTO. Anselm Grün. Ediciones Sígueme, 2017.

ESTÁ TODO AHÍ, Gisela Zuniga. Edit. Desclée de Brouwer. Bilbao, 2007.

SUBIACO, Manuel López Casquete. Edit. Desclée de Brouwer, 2017. 

LA PALABRA DESDE EL SILENCIO (I) y (II), Ana Mª Schlüter. Edit. Fundación Zendo Betania, 2012.

EJERCICIOS DE CONTEMPLACIÓN, Franz Jalics, 2010

BIOGRAFÍA DEL SILENCIO, Pablo D'Ors. Edit. Siruela, 2016. 

LOS CAMINOS DEL SILENCIO, Michel Hubaut. Ediciones Mensajero S.A., 2011.   

TODO CONFLUYE, ESPÍRITU Y ESPIRITUALIDAD EN LOS MOVIMIENTOS ALTERMUNDISTAS. José Eizaguirre. Edit. Desclée de Brouwer, 2015.


PSICOLOGÍA Y MEDITACIÓN:

DEL SUFRIMIENTO A LA PAZ. Ignacio Larrañaga. Edit. San Pablo, 1985.

CONVIERTE LA MENTE EN TU ALIADA, Sakyong Mipham. Edit. Desclée de Brouwer, 2003.

LLAMANDO A TU PUERTA, Jon Kabat - Zinn. Edit. Kairos, 2008.

LA DICHA DE SER. Enrique Martínez Lozano. Desclée de Brouwer, 2016

LA COMPASIÓN. Vicente Simón. Edit. Sello Editorial, 2015.

EL PODER DE LO SIMPLE, Leo Babauta. Edit. Planeta, 2012.

RESETEA TU MENTE, Mario Alonso Puig, Edit. Espasa, 2021.


POEMAS Y RELATOS:

DICHOS DE LUZ Y AMOR. S. Juan de la Cruz. Fascímil. Edit. La Olmeda, 1991.

ANTOLOGÍA DE POESÍA MÍSTICA ESPAÑOLA. Miguel de Santiago. Edit. Veron. 1998.

LA LUZ DEL ALMA, EL TESORO ESCONDIDO DE LOS CUENTOS, Ana Mª Schlüter. Edit. PPC, 2005.


PARA CUANDO SUFRAS, Vicente Simón. Edit. Sirena de los Vientos, 2016.