Silencio para la Infancia

Nota informativa:  Martes 23 de octubre a las 20h. Presentación Taller Silencio Familias en el Centro Arrupe. Avda. Eduardo Dato, 20.

"Si le enseñáramos meditación a cada niño, eliminaríamos la violencia en sólo una generación".

Dalai Lama

Taller de meditación para la Infancia

El objetivo del taller es facilitar el cultivo de la atención plena y el acceso a la interioridad.

La metodología será experiencial y lúdica con sencillas actividades en las que los participantes aprenderán, siempre en un ambiente amoroso y de disfrute, a observar sus sensaciones, emociones y pensamientos.

Siendo conscientes de su realidad externa e interna, podrán establecer una relación más profunda y feliz con todo ello.

La participación de padres y madres la consideramos fundamental para fortalecer vínculos y posibilitar que recorran juntos el camino hacia la consciencia plena.

En el mismo sentido respecto del profesorado y por ello la Escuela del Silencio comienza este año su taller en los colegios.

Por lo tanto, este año no se realizará el taller en el centro cívico El Tejar del Mellizo de los Remedios como venía siendo, sino en el colegio de Las Esclavas en Sanlúcar la Mayor.

También vamos a intentar llevar el taller al centro Arrupe de Sevilla una mañana de sábado al trimestre, para lo que contaremos con familias con compromiso de asistencia para esos tres sábados y de acompañamiento a los talleres por parte del padre o de la madre.

Interesados:

Contacten por WhatsApp con Ana Romero en el 629445514


  Colaboran: Cloti Montes y Pablo Pérez

BENEFICIOS QUE TIENE LA MEDITACION EN EL NIÑO

Mejorará su sistema inmunológico.

Mejorará su rendimiento académico.

Será más conciliador.

Tendrá más autoestima, y más seguridad y confianza en sí mismo.

Se querrá más a sí mismo.

Será más capaz de enfrentarse a las frustraciones y a las dificultades, ya que desarrollará más capacidad de aceptación de lo que ocurre.

Será más responsable, tanto de sus cosas materiales como de sus emociones, de su vida y de su felicidad.

Tendrá menos ansiedad y menos estrés.

Será menos impulsivo.

Dormirá mejor.

Se podrá concentrar mejor al ser capaz de enfocar su atención hacia lo que desea, sin caer en los despistes. Aprenderá a ser feliz.